Una historia de barro en San Juan de Oriente

*Esther Elizabeth Calero, una orgullosa artesana originaria de Masaya, ahora también es una exitosa protagonista del Programa de Microcréditos para Talleres, Emprendimientos y Pequeños Negocios, que promueve el Buen Gobierno Sandinista, a través del Ministerio de Economía Familiar(MEFCCA).

San Juan de Oriente, mejor conocido como “La cuna de las artesanías”, fue el lugar que vio nacer y crecer el negocio de Calero y de su esposo Alejandro Arévalo, quien fue el que le enseñó el oficio a esta emprendedora.

“cuando conocí a mi esposo él ya tenía el negocio, y yo me interesé en esto del comercio de artesanías, me gustó y decidimos crear una línea con la que nos va muy bien gracias a Dios, y a este Buen Gobierno, que hoy nos ha dado un crédito para que nosotros podamos seguir adelante con nuestros emprendimientos”. Señaló Ester.

Esta mujer incansable y trabajadora, también destacó lo productivas que han sido las capacitaciones por parte de técnicos del MEFCCA, quienes les enseñan a lograr una mejor administración de su negocio y mayor promoción de los productos ofertados.

Calero comercializa sus productos tanto a nivel nacional como internacional, “aquí hacemos distintos adornos de pared, el juego de la luna, el sol y estrella, también hacemos girasoles, elefantes, y una gran variedad más a precios solidarios”.

“Aqui trabajan 6 personas, además de mi esposo y yo, cada quien en una función distinta, mientras unos estan con moldes, otros trabajan el barro, y otros  pintando y haciendo los detalles”.

 

La familia Arévalo –Calero, espera seguir ampliando este emprendimiento que destaca la historia, cultura y tradición del hermoso municipio de San Juan de Oriente.

En el municipio de San Juan de Oriente (SJO), las artesanías nacen en los años 50 con la llamada cerámica rústica o utilitaria (elaboración de ollas, comales, platos, tazas); sin embargo, es hasta finales de los años 70`s e inicios de los 80`s que se implementó una nueva técnica en la creación de artesanías: El uso del torno y del horno, de esta manera se mejoró la producción, esto correspondió a dos hechos que formaron el impulso para transformar esa actividad hacia la comercialización.

 

 

Se han cerrado los comentarios