“Hay que aprovechar el don que Dios nos ha dado”

La palma real cobra forma en sus manos.  Con máquina de coser e hilo don Felipe Soriano va moldeándola, hasta que poco a poco deja ver su creación; un bello sombrero con bordes de colores. Él es el propietario del Taller Soriano, un negocio que se ha visto fortalecido con el Programa de Microcréditos para los Pequeños Negocios del Campo del Ministerio de Economía Familiar.

Este protagonista hace 20 años aprendió a hacer sombreros, simplemente prestando atención y replicando lo que su papá y a sus tíos hacían. Hoy su visión es hacer crecer su negocio de la mano del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, con un crédito que le permitió la adquisición de una máquina de coser y próximamente la ampliación de su taller.

“En octubre me dieron el crédito de sesenta mil córdobas, con eso compré una máquina, zinc para tratar de mejorar mi taller y planeo comprar otra máquina de coser más adelante”, comparte don Felipe.

Para él lo importante es aprovechar al máximo ésta oportunidad e incrementar su oferta. “Hay que aprovechar el don que Dios nos ha dado”, dice con la voz entrecortada pensando en la habilidad que posee para elaborar estos sombreros a gusto del cliente.

“Yo hago sombrero empalmado para mujeres, niños, hombres, con doble trenza o sencillos, con los colores que me pidan”, explica este protagonista, compartiendo que sus hijos han aprendido este arte de forma voluntaria.

“El crecimiento de mi negocio lo miro bien, porque me estoy beneficiando, me ayuda bastante con el dinero que consigo a través de este trabajo; de un solo rollo a veces saco cuatro sombreros, depende de los que tenga encargado”, comenta.

“Este sombrero sirve para trabajar, para salir el que lo quiere utilizar, para presentación, para bailes, la gente lo ocupa para varias cosas”, explica don Felipe, añadiendo que tiene encargos desde Costa Rica y de la vecina Honduras.

Su esposa, doña Juana Sánchez, explica que el crédito es de gran ayuda porque los sombreros tienen bastante demanda, “en este municipio solamente él tiene este taller de sombrero, está buena la ayuda para que las familias prosperemos económicamente”.

El Taller Soriano, este negocio familiar ubicado en San Pedro del Norte, Chinandega, continúa creciendo con el apoyo del Gobierno Sandinista, avanzando en Rutas de Victoria para Prosperar y seguir Siempre Adelante.

 

 

Galería

Se han cerrado los comentarios